top of page
  • Clínica Sampayo

Que por una caída no decaiga tu vida

El riesgo de sufrir caídas aumenta paralelamente a la edad. Una tercera parte de los mayores de 65 años se caen al menos una vez al año y la cifra alcanza el 50% entre los mayores de 75 años. Una cifra que asusta...


En los próximos años la población mayor de 75 años se duplicará en nuestro país y con ello el número de personas en residencias, el número de caídas y el coste económico de las mismas (genera un impacto de millones de euros para el sistema sanitario).

Pero no todo iban a ser malas noticias. La mayoría de factores de riesgo son modificables y eso significa que la implantación de programas son adecuados para prevenir este problema de salud.

Las caídas se dan mayoritariamente en la tercera edad, debido a una serie de factores de riesgo. Vayamos con ellos.


Hay dos tipos de factores que nos pueden predisponer a sufrir una caída. Factores extrínsecos: diferentes entornos que pueden rodear a la persona (la vivienda, el estado de las calles y los medios de transporte). Cualquier irregularidad en el terreno puede ocasionar una caída en una persona mayor.


Y por otro lado, los factores intrínsecos: son los más importantes y donde podemos actuar. Estos son:


- Alteraciones fisiológicas propias del envejecimiento: disminución de la agudeza visual, del equilibrio y coordinación, de la percepción de profundidad, disminución de la audición, pérdida de fuerza…

- Síndromes geriátricos o enfermedades:

  • Neurológicas: Parkinson o discapacidades intelectuales

  • Psiquiátricas

  • Enfermedades del sistema musculoesquelético

  • Cardiovasculares

  • Sistémicas: anemia, fatiga, debilidad...

- Fármacos: sobre todo antihipertensivos y psicofármacos aumentan el riesgo de caídas.

- Antecedentes de caídas: Miedo a caerse.


De todos los anteriores, los factores intrínsecos que más predisponen son el déficit de fuerza y las caídas previas.


Los ancianos que sufren caídas con cierta frecuencia acaban desarrollando miedo a caer. Y a veces no es necesario caerse, con un pequeño susto pueden desarrollarlo también. Este miedo produce una limitación en sus actividades de la vida diaria y un declive físico, lo que a la larga conduce a un aislamiento social y a desarrollar trastornos afectivos, sobre todo depresión.

Con la pandemia y el encierro en nuestras casas, ha aumentado el número de caídas en personas mayores y el problema se ha agravado aun más.


¿Y qué puede ofrecer un fisioterapeuta para evitar las caídas? Ya hemos visto que los factores que más predisponen a caídas son propios de la persona, por lo tanto modificables y prevenibles.


Como fisioterapeutas, podemos hacer una valoración completa y establecer el riesgo de caída. Valorar las distintas aptitudes físicas: por ejemplo, una velocidad de la marcha inferior a 0,8 m/s se asocia a un riesgo alto de caídas.


El plan de tratamiento con mayor evidencia científica y clínica es el ejercicio. Dirigido a mejorar la fuerza muscular (sobre todo de miembros inferiores), el equilibrio estático y dinámico, la coordinación, la marcha (mejorar su velocidad y adaptabilidad) y el rango de movimiento.


También podemos enseñar a nuestros mayores a “caer bien” y prevenir los daños tras una caída o enseñarles a como moverse después de la caída para pedir ayuda.


Se han realizado multitud de ensayos clínicos para ver las mejoras en gente mayor con historial de caídas tras unos meses de cumplimiento de un programa de ejercicios. En un estudio hecho en mujeres mayores de 80 años redujo un 32% el riesgo de caídas y un 39% el riesgo de sufrir un daño tras una caída. Además redujeron la ingesta de fármacos y mejoraron en calidad de vida y otros marcadores de salud.









Especialmente estos años de pandemia nos hemos encontrado a mucha gente mayor que viene a la clínica para tratarse de otras dolencias, que nos han mencionado que se han caído recientemente o tienen pánico a caerse porque notan que no tienen el mismo equilibrio que antes.


Si vosotros estáis en una situación así o vuestros familiares, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. En la clínica tenemos todo el conocimiento y las herramientas para prevenir este grave problema de salud.


¡Nos vemos en el siguiente blog!




bottom of page