• Clínica Sampayo

Fisioterapia en vaginismo, anorgasmia y dispareunia

El suelo pélvico o periné, uno de los grandes desconocidos de la anatomía femenina. ¿Sabías que la Fisioterapia te puede ayudar en estos casos?

En Clínica Sampayo contamos para ello con una Fisioterapeuta especializada en disfunciones uroginecológicas y del suelo pélvico. No sólo te ayudará a conocer más sobre las condiciones y características de tu periné, sino que te aconsejará sobre medidas a adoptar con el fin de solucionar o prevenir posibles problemas.

Según la OMS, la disfunción sexual es la dificultad o imposibilidad del individuo de participar en las relaciones sexuales tal como lo desea. En los últimos estudios epidemiológicos se ha visto que entre un 30-50% de las mujeres presentan o han padecido una disfunción sexual. En este post hablaremos sobre en qué consisten y cómo la fisioterapia puede ayudarte si te encuentras en alguna de estas situaciones:

- Vaginismo: se trata de una contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina provocando dificultad, imposibilidad o haciendo muy dolorosa la penetración durante las relaciones sexuales. Esto es debido a una hipertonía (aumento de tono) de la musculatura tanto superficial como profunda del suelo pélvico. Puede ser primaria o secundaria como consecuencia de un parto, cambios hormonales, abusos sexuales, infecciones o cirugías.


- Dispareunia: comprende el dolor a nivel del periné durante las relaciones, provocado por el contacto o bien por el movimiento y que puede variar según las posiciones. Algunas de sus posibles causas son: cicatrices (episiotomías), falta de lubricación (falta de excitación, menopausia, postparto, cambios hormonales), prolapsos, hipertonía de la musculatura del suelo pélvico, malposición uterina, endometriosis, fijación del cóccix, neuralgia del nervio pudendo… Puede llegar a causar ansiedad y rechazo de la mujer ante las relaciones sexuales.


- Anorgasmia: es la incapacidad para alcanzar el orgasmo. Tras una fase de excitación satisfactoria, el clímax no se manifiesta e imposibilita el orgasmo. La capacidad del deseo y la excitación no tienen por qué verse alteradas. Puede deberse tanto a factores orgánicos o factores psicológicos. Igual que en los casos anteriores, puede ser primaria o secundaria, siendo ésta segunda la más habitual y la susceptible de tratarse con fisioterapia. Entre sus causas se incluyen: factores psicológicos, determinados fármacos, quimioterapia, patología neurológica, hipotonía del suelo pélvico, menopausia (cambios hormonales)…


Tanto en el vaginismo como en la dispareunia, el trabajo del fisioterapeuta se centrará en disminuir el dolor y la hipertonía del suelo pélvico, reducir la sensibilidad de la zona y mejorar la percepción de esta región. En el caso de la anorgasmia secundaria, se buscará mejorar y normalizar la función muscular, vascular y neurológica de la región pélvica para conseguir que todas aquellas estructuras involucradas en la función sexual estén en las mejores condiciones. Para ello, se llevarán a cabo técnicas de terapia manual, electroterapia, biofeedback, reeducación postural, osteopatía, etc... y, en algunos casos, se complementará con psicoterapia.


En Clínica Sampayo valoraremos tu caso y se planificará un tratamiento individualizado y especializado según tu patología. No dudes en consultarnos o, si tienes alguno de estos síntomas, ponte en manos de un profesional especializado: en Clínica Sampayo Fisioterapia, Osteopatía y Pilates estaremos encantadas de resolver cualquiera de tus dudas.

Centro Inscrito en el Censo de Sanidad de la Comunidad de Madrid